viernes, 22 de agosto de 2014

Sudamérica 2007 - Parte III



Como el anterior post de la aventura por Sudamérica 2007 me parecía extremadamente largo por el poco tiempo que cubría del viaje, voy a intentar escribir los siguientes de una forma mucho más resumida y con mi diario del viaje delante. Hace ya varios años de nuestra visita al sur del continente americano por lo que obvia y desgraciadamente se me han olvidado muchas de las sensaciones que experimenté estando allí. Es por esto que incluiré escritos de mi diario y me limitaré a contar lo que plasmé en él. De este modo los post serán mucho más resumidos y se ceñirán a lo que sentí y valoré estando allí.


El siguiente par de días los pasamos explorando la ciudad de Lima. En una de nuestras “exploraciones” nos juntamos con dos chicas Argentinas y un chico Mexicano del Hostel y decidimos ir a conocer el sitio arqueológico de Pachacamac. Pachacamac se encuentra a unos 30km al sur de Lima. Para llegar al sitio tuvimos que montar en dos autobuses, y lo mismo para volver. 

Llegamos a Pachacamac



En el momento del regreso tuvimos nuestras dudas de si realmente pasaría un autobús por ahí, pues la parada (o paradero) estaba en medio de una carretera que a la vez parecía estar en medio de la nada… 
 
Esperando el autobús para regresar a Lima



Pachacamac era un santuario, de hecho fue el principal santuario de la costa central de Perú durante más de mil años. En él se encontraba un oráculo que se creía era capaz de controlar el futuro y el movimiento de la tierra. Se calcula que varios pueblos se fueron asentando en la zona desde el año 5000a.C


La mayoría de las construcciones de Pachacamac estaban originalmente hechas de adobe, por lo que actualmente la mayoría están destruidas

Cartel Informativo durante la visita a Pachacamac

El Acllawasi en Pachacamac


<Es una visita interesante, en un área muy árida pero que a la vez está rodeada de zonas muy verdes y justo en frente del mar>. Si vais a visitarlo recomiendo llevar protección solar y líquidos para beber. La protección solar es súper importante…!

Poneros mucha protección solar si no queréis ser guiri-gambas como yo!



Al dia siguiente de visitar Pachacamac tomamos un bus hacia el sur con destino Pisco. En mi diario de viaje escribí esto <Vistas al mar. Zona muy seca. Casas que parecen de mentira. Acabo de ver una hecha con unas pocas maderas. Y he visto una especie de casita que era un Bar que se anunciaba con un cartel que decía “Con techo propio>.

Cuando llegamos a Pisco conseguimos desde la misma estación una habitación de hotel por 3,5€ por persona


Durante nuestra rápida y fugaz estancia en Pisco (que solo fue de una tarde y una noche) no podíamos dejar pasar la ocasión de probar el mundialmente famoso Pisco Sour… Así que buscamos un bar que se anunciaba como el mejor Pisco Sour de Pisco y lo probamos.

Ahí están nuestras caras y os podéis imaginar qué pensamos de esta bebida… No la he vuelto a probar….

Nos encanta el Pisco Sour

Probando, probando...

Mmmm! Qué rico!


Al día siguiente nos levantamos a las 6 de la mañana para que nos recogiera una furgoneta que nos llevaría a la Península de Paracas para divisar desde el agua el Candelabro.

El Candelabro visto desde la lancha



En esa misma lancha nos dirigimos a las Islas Ballestas donde vimos 3 o 4 delfines nadar a nuestro alrededor y luego miles de distintos pájaros.  <Que mal rollo y que asco. Estaban todas las rocas de la isla llenas de mierda de pájaro. Una vez al año unas 200 personas van y la recogen “a pico y pala” porque es guano y lo usan para distintas cosas. También había, gracias a la corriente de agua fría que sube desde el Atlántico llamada Humboldt, un montón de leones marinos y pingüinos. He hecho miles de fotos! >
 
Casi no había aves en Las Islas Ballestas...

Islas Ballestas

Protegiendonos de los "proyectiles" de las aves

Leones marinos en las Islas Ballestas



Después de este “tour marítimo” nos dirigimos a Pisco otra vez para recoger las mochilas y montar en un bus dirección a Nasca… <la verdad es que el camino se nos ha hecho bastante largo. En una de las paradas del bus, en Ica, el conductor ha abierto la puerta de atrás y ésta, no sé cómo, ha impactado con la ventana que teníamos al lado y ha agrietado todo el cristal. Saioa estaba justo al lado y ha quedado mucho más cubierta de pequeños cristales que yo. Además con todo el sudor que llevábamos encima nos ha costado un buen rato deshacernos de los trocitos de cristal. El cristal que había quedado medio entero se iba agrietando y podíamos ver y escuchar cómo se hacían más grietas. Al final ha venido el conductor, al que tuvimos que avisar porque no se había dado cuenta, ha tirado a patadas hacia fuera el resto de cristales –aunque un montón han quedado dentro – y desde fuera y con una especie de escalera dos chavales han pegado con cinta unos plásticos a modo de cristal. Obviamente nosotras nos hemos cambiado de sitio.>


Llegando a Nasca
Nada más llegar a Nasca buscamos a alguien que nos llevara a visitar las Líneas de Nasca desde el “Mirador” puesto que no teníamos presupuesto para hacerlo con una avioneta. El Mirador fue la hostia… Y esto pasa por no informarse gente! Hay que leer e informarse! Jajaja <Yo pensaba que el mirador estaría encima de un cerro o algo, pero resultó ser una estructura metálica plantada en medio de la Panamericana  a la que tenías que subir por unas escaleras metálicas oxidadas. Desde allí teníamos justo a los pies 2 figuras… las manos y el árbol. Me he reído mucho de lo “cutre” que era, pero hemos visto una puesta de sol espectacular!>


Líneas de Nasca, Las Manos

Desde el Mirador!

Cae el Sol!

Carlos buscando el sol

El Mirador - Foto tomada de el diario El Perú, no es mía!

He intentado ser breve aunque no creo haberlo conseguido... No tengo remedio aunque he resumido al máximo! :p 

En el siguiente post recordaré la visita a Cusco y el Valle Sagrado de los Incas!





Recordad que podéis seguirnos en Twitter, compartir nuestros posts




No hay comentarios:

Publicar un comentario