domingo, 2 de noviembre de 2014

Día 2 - Bangkok

La verdad es que nos costó lo nuestro adaptarnos a Bangkok, principalmente por el cambio de horario... Aunque el calor tiene telita... Más la humedad que otra cosa, solo con deciros que hoy nos hemos bebido entre los dos 6 litros de agua, os podéis imaginar la sudada que llevamos encima! (Sobretodo Natalia, que puede estilizarse el flequillo a su antojo en cualquier momento, jejeje) 

Hoy hemos salido del hotel y nos hemos dirigido al punto de información turística para hacernos con un mapa, y nos hemos puesto en marcha hacia el Gran Palacio. La verdad es que nos hemos perdido un poco, así que hemos ido hasta Khao San y desde allí ya caminando hasta el Gran Palacio. En unos 20 minutillos ya estábamos allí.

Entrada al Gran Palacio


Por suerte íbamos preparados, pues nada más entrar al recinto y dirigirnos a comprar las entradas, un "vigilante" ha parado a Natalia para decirle que con esos pantalones no entraba... Porque? Porque me llegaban justo por debajo de la rodilla y eso es demasiado corto... Pero no problem my friend! Llevaba en la mochila la parte de abajo de los pantalones, que son de esos con cremallera! Jijij Hay que decir que todos los turistas que intentan acceder vestidos indecorosamente, son ofrecidos prendas de vestir en préstamo, previo depósito de 200 baht.

La entrada nos ha costado 500 baht a cada uno, y la verdad que nos ha parecido un poco cara, pero bueno, no es plan de dejar de visitar sitios y monumentos importantes ya de primeras por no querer pagar...

A pagar!!


El recinto del Gran Palacio es enorme! Nos hemos pasado unas 3 horas visitándolo, y sudando, claro. Por suerte tienen unas fuentes de agua casi congelada gratuitas para los visitantes, y no llegamos a deshidratarnos ;) 

Uno de los puntos fuertes de la visita es el Wat Phra Kaew, el templo del Buda Esmeralda,  que es uno de los más importantes de Tailandia. Éste se encuentra en su propio Wat, al que para acceder hay que descalzarse como muestra de respeto y donde una vez dentro hay que sentarse o arrodillarse siempre evitando que los pies de uno este colocados en dirección a la figura del Buda. Una vez dentro, no se pueden hacer fotos ni vídeos, y la verdad es que el Buda en si no se aprecia muy bien pues está en lo alto de un altar, y la figura es más bien pequeña.... Jejeje

Detalle del exterior del Wat Phra Kaew 
Demonio guardián en Wat Phra Kaew


Todo el recinto está rodeado por unos preciosos murales que describen el poema nacional épico de Tailandia, el Ramakin. Éste, a su vez, es una adaptación del Ramayana hindú. 




Parte de los murales del Ramakin

Detalle de una batalla en los murales del Ramakin




Durante la visita hemos hecho como 300 fotos de los distintos templos y las figuras que los rodeaban. Tiene pinta que el disco duro externo que nos hemos traído va a terminar sacando humo... 

En el Gran Palacio también tuvimos la oportunidad de ver una maqueta a escala del templo de Angkor Wat, para ir haciendo boca de lo que nos espera en un par de meses. 
Maqueta de Angkor 


Otro de los puntos fuertes de la visita al Gran Palacio es el Chedi dorado. 


El Chedi dorado


En resumen, lo que más nos ha impresionado de ésta visita son los centenares de esculturas que están repartidas por todo el conjunto y los distintos juegos de colores de cada edificio, que en muchos casos son conseguidos por la sobreposición de unos brillantes azulejos que nos encantaron. 


Ruben haciendo amigos




El Gran Palacio
Yujuuuuu!

Después de esta larga visita, hemos parado a recomponer fuerzas en un pequeño bar thai que se encontraba en medio de un mercado en los alrededores del Gran Palacio. Ruben quiere recalcar que sus noodles con gambas estaban especialmente ricos. Jejeje

Para acabar la jornada fuimos a realizar otra visita obligada... La del Wat Pho.
El Wat Pho está a unos 10 minutos caminando del Gran Palacio. Es el templo más antiguo de Bangkok y es famoso por contener el Buda yacente, una escultura dorada de 46 metros de longitud y 15 de altura. En las plantas de sus pies, que son enormes, están representadas los 108 signos de representación de Buda.
Huelga decir que es impresionante e inmensa. 


La entrada cuesta 100 baht



Primer plano del Buda yacente
El 'pequeño' Buda

Los pequeños pies del Buda



Detalle de la planta de los pies del pequeño Buda



Un circuito de donativos al pequeño Buda
La verdad es que nos ha gustado mucho más este recinto ( cuya entrada fue de 100 baht por persona) que el Gran Palacio. 
Los jardines que rodean los edificios son preciosos, y en sus esculturas se ve reflejada la vida de Buda y de algunos de los que le rodearon. Está lleno de pequeñas cascadas artificiales que refrescan el ambiente y dan un toque de tranquilidad a una área que ya de por si emana paz. 
Cascada


Una de las estatuas de los jardines



En estos jardines incluso había algún pequeño altar hinduista, como uno dedicado a Shiva.
Ha sido paseando por estos jardines cuando hemos encontrado la Galería de los Budas, un conjunto de galerías que contienen en total unos 100 Budas sentados.
Igual que el Gran Palacio, la extensión del Wat Pho es muy muy grande, y antes de salir y dirigirnos caminando otra vez hacia el hotel donde nos estamos hospedando, nos hemos pasado en su interior unas dos horas largas. 


Altar hinduista
Una de las galerías de los 100 Budas
Uno de los 100 Budas

Captamos la indirectaindirecta...


Ya en el hotel, un sándwich de mortadela con queso que hemos comprado en el 7/11 y a dormir! Que hay que recuperar energía para mañana!

Todas las imágenes del blog pertenecen a Ruben Pereda Elizalde. Pero si os interesa utilizar alguna, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!!

Recordad que nos podéis encontrar en Facebook y en Twitter!!!

1 comentario:

  1. Què gran la última foto!! no tinc paraules!:D

    Què guai tot nena!

    mire

    ResponderEliminar