sábado, 23 de agosto de 2014

Escapada Languedoc-Roussillon - Tercera Parte


Y por fin llegamos a la última visita de nuestra escapada, El Castillo de Montsegur
A estas alturas nos habíamos metido en dos días una buena ración de kilómetros, ruinas, fortalezas y misterios pero al estar Montsegur  practicamente en nuestra ruta de regreso, decidimos acercarnos aunque fuera a ver desde la distancia al más famoso de los Castillos Cátaros, el que fue llamado "El Castillo del Santo Grial".

El castillo es otra más de las fortalezas que se encontraban en la frontera de los Reinos de Francia y Aragón y durante la Cruzada Albigense  fue uno de los últimos refugios de los Cátaros y donde se dice guardaban su tesoro.
En el año 1244, tras varios años de lucha en toda la región y tras un definitivo asedio de 10 meses por el Ejercito Cruzado, el castillo decide rendirse. Los 210 Cátaros que aún residen allí deciden ser llevados a  la hoguera por la inquisición antes que renegar de su fé y tras quince días de tregua, en los que se preparan espiritualmente,  son quemados al pie del castillo.
Mientras esto ocurre,  cuatro caballeros cátaros descienden por la ladera rocosa en secreto llevándose con ellos el tesoro Cátaro, en el que se encontraba según la leyenda  El Santo Grial.


Tras su conquista el castillo es reconstruido por su nuevo cortesano, y de esta fortaleza provienen los restos actuales, aunque aún queda algún vestigio del castro en el que vivían los refugiados Cátaros.




Castillo de Montsegur

Aunque aún quedaron varias fortalezas en poder de los Cátaros, la toma de Montsegur, y el simbolismo del sacrificio de sus fieles, es considerado como el último extertor de "la religión de los hombres o cristianos puros" y desde entonces hasta hoy se ha convertido en un lugar de peregrinación espiritual al que acuden visitantes de todo el mundo. Basta decir, que en estos dos días de visita, ni en Peyrepertuse ni en Rennes-le-Chateau, nos encontramos con absolutamente nadie hasta que llegamos al aparcamiento al pie de su colina, donde había dos decenas de visitantes.

La vista desde abajo del castillo es impresionante y se empieza la ascensión accediendo desde El Prado de los Quemados, donde la Inquisición erigió la pira común, a un sinuoso camino rodeado de un oscuro bosque....por supuesto la subida es digna de atletas olímpicos y es recomendable tomárselo con calma. Tras un pequeño trecho llegas a una taquilla de madera y tras pagar 5 euros empieza el camino duro.....pero así todo tranquilo.
Al llegar al último repecho te topas de pronto con el castillo y sus muros, con aspecto de solidez y buena conservación, en lo alta de una pequeña cima con desfiladeros por todos sus lados y con el camino  recorrido como único acceso.




Cruz en el Prado de los Quemados en homenaje a los
asesinados por la Inquisición tras la toma del Castillo

Camino


La sensación al llegar es de paz,  que se acrecenta al entrar en su patio interior completamente vacío y semi desolado, excepto por la Torre del Homenaje en uno de sus extremos y un pozo en el otro.  En sus muros se puede apreciar las distintas etapas de construcción de la ciudadela, así como accesos a sus almenas, aunque no tienen ningún tipo de seguridad, por lo que mejor no encaramarse a ellas.


Impresionante vista del Castillo al llegar al tramo final del camino
Entrada

Patio interior con La Torre del Homenaje al fondo.
Lado izquierdo desde la entrada.

Patio interior con acceso a las Almenas y Cisterna
al fondo. Lado derecho desde la entrada.


La Torre del Homenaje no tiene un acceso desde el interior del castillo, pero si desde el exterior. Enfrente de la entrada se encuentra otra puerta de la fortaleza, que da a una especie de desfiladero donde aún se pueden ver restos del pequeño castro o poblado donde se refugiaron los Cátaros, y donde, si sigues los muros del castillo por un pequeño camino - aunque esta aventura a riesgo y cuenta del que la haga porque el camino es un poco peligroso y el precipicio da miedito - se llega a la Torre del Homenaje y se puede ver su arco y pequeña capilla interior, por donde, en el solsticio de verano al amanecer, entran los primeros rayos y atravesando la torre de lado a lado iluminan  todo el castillo (los cátaros se cree que escogieron el lugar por sus connotaciones de antiguos mitos solares, y hoy en día no se sabe si este fenómeno  que ocurre en el solsticio se debe a que  la Torre del Homenaje y la capilla son reconstrucciones de la edificación original cátara o el fenómeno es una mera casualidad metereológica).


Camino exterior en la otra cara del Catillo que llega
a la Torre del Homenaje. Se aprecian restos de un
antiguo castro que sirvio de refugio a los Cátaros.

Torre del Homenaje desde el exterior de la Ciudadela
Capilla en el interior de la Torre
del Homenaje






















Muros de la Torre del Homenaje. Se aprecian los
distintos materiales y etapas de construcción.





La verdad es que el castillo, sus alrededores y las vistas que domina desde su cima son increíbles, y no es de extrañar que un aura de leyenda y misticismo lo rodee.
Pero es un aura tranquila y serena, no terrible e histriónica como en Rennes-le-Chateau con  su párroco Saunière, sino afable y sencilla como  era ese extraño cristianismo puro que profesaban los Cátaros, que tuvo su canto de sirena y su final en el sacrificio por la hoguera de los últimos 210 fieles del Pog de Montsegur.

Una visita recomendada a un sitio mágico en el que incluso, en la víspera del solsticio de verano, te puedes encontrar a personas de todo tipo acampadas en su patio esperando que el amanecer traiga los primeros rayos de sol a las sombras de sus muros y de sus almas.


Torre del Homenaje del Castillo de Montsegur.
Epicentro de Mitos Solares, Sede de la Iglesia Cátara y
Custodia del Santo Grial.



Recordad que podéis seguirnos en Twitter, compartir nuestros posts



3 comentarios:

  1. Al leerlo uno siente que realmente está allí, visitando el Castillo de Montsegur. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Sergio por tu bonito comentario! Esperamos que te esté gustando el Blog ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Sí, me está gustando mucho el blogs. Los viajes en él tienen mucha variedad de contenidos y motivaciones, la vinculaciones ocultistas con la región de Languedoc son muy radicales,... como parte de la historia, el fin de los Cátaros y los rayos de Sol iluminando el castillo de Montsegur en el solsticio de verano nos acercan los mitos solares más remotos hasta nuestros días...¡¡¡ El partido que sacaréis al viaje por el Sudeste Asiático va a ser de antología si seguís así !!! ¡¡¡ Experiencias, emociones !!! ¡¡¡ Un abrazo !!!

    ResponderEliminar