domingo, 16 de noviembre de 2014

Días 7 y 8 - Ayutthaya


El día después de visitar el Parque de Erawan nos esperaba una minivan que nos llevaría a Ayutthaya en un trayecto que duraría unas 3 horas.

Vamos a resumir el trayecto rápidamente; movidito a más no poder... Vaya que tuvimos que hacer parar al conductor porque nuestro estómago no aguantó.... Suerte que llevábamos alguna bolsa de plástico para emergencias! ;)

Una vez llegamos a la ciudad de Ayutthaya y todavía un poco pachuchos nos dispusimos a encontrar algún hotel o pensión barata. 
Nos costó tela encontrar alguno, puesto que la minivan nos había dejado bastante lejos de la zona de hostels y guesthouses... Encontramos al fin uno pero nos fuimos por patas por la mierda acumulada que había en las paredes, los suelos y las camas de la habitación....

Bastante agobiados por el calor, por no haber comido (eran como las 4 de la tarde) y por no ver ningún alojamiento por la calle, creímos conocer a un ángel cuando paramos a una chica francesa por la calle para ver si nos podía indicar hacia donde ir y se ofreció a acompañarnos a su guesthouse a ver si había sitio.
Y sí que había! Y ahí nos quedamos las dos noches que pasamos en la ciudad. 
La primera noche coincidía con el festival del Loy Kratong en la ciudad, y hacia las 8 nos fuimos con Nathalie, nuestro ángel francés, en busca de la zona donde en teoría se llevaba a cabo la celebración. 

Después de rodear un buen rato las ruinas iluminadas de la anciana Ayutthaya, llegamos a un recinto donde parecía que se celebraba la tradición Tailandesa.
Ruinas de la ciudad antigua iluminadas

Pagamos 20 baht cada uno y nos encontramos en medio de una feria o mercadillo de pueblo! En serio, bien podría haber sido la feria de la Barceloneta por la que nos pasamos el año pasado. Puestos de chuches, tenderetes de cd's piratas, gusanos y escorpiones fritos (ok esto en la Barceloneta no se ve pero podrían ser garrapiñadas), juegos de tirar dardos a dianas a cambio de peluches horteras, y hasta una adaptación de la pesca de patitos de goma pero con peces: te dan una "redecilla" de papel que se rompe en el agua y si consigues cazar algún pez antes de que se rompa te lo llevas....  Todo esto amenizado por una música horterísima que no puede faltar en estas ferias....

Mercadillo

Cuántos has pescado tu?
Bichitos fritos! Ñam ñam!!


Marisco ¿fresco?


Montañas de noodles


Kratong flotando
Kratongs flotando y fuegos artificiales
Kratongs a la venta


Tras darnos una vuelta por el llamemósle mercadillo/feria ya habíamos perdido toda esperanza de encontrar a alguien realmente llevando a cabo la tradición de lanzar al río los kratongs, nos encontramos con un pequeño grupo de gente que creemos que iba tarde.... Jejeje 

La tradición del Loy Kratong es una ceremonia en honor de Buda que además simboliza la renuncia y la superación de todo lo malo en cada uno y empezar una nueva vida. 

Los kratongs que se sueltan en el río son unas pequeñas balsas hechas de bambú adornadas con velas y flores. Hay que decir que en la feria/mercadillo también había puestos que vendían kratongs. 
Después de, por fin, ver algunos kratongs flotando por el río, decidimos retirarnos e ir a cenar algo antes de dormir como angelitos tras un dia ajetreado.

Ya con energías y después de un buen desayuno el día siguiente lo dedicamos a recorrer las ruinas de la antigua Ayutthaya.

Ayutthaya fue la capital del Antiguo Reino de Siam hasta que en 1767 una invasión Birmana la destruyó y la capital fue trasladada a Thon Buri. Durante la invasión Birmana los atacantes se dedicaron a decapitar todas las estatuas de Buda para demostrar su poder ante los monjes, quienes ostentaban mucho prestigio en la corte. La antigua ciudad contaba con 3 palacios y 400 templos, todos ellos surcados por canales.

Aquí algunas imágenes de nuestra visita a sus restos. En ellas se pueden ver influencias jémeres e hindúes.







Wat Phra Ram:








Hay sed...


Wat Phra Si Sanphet:




Digamos que los cimientos no eran su fuerte...




A falta de cabeza... Pongo otro Buda!!


Wat Mahatat:




Buda blanco


La torre de Pi.... Ayutthaya




Buda negro


Galería de Budas decapitados...








Buda Negro


  


Al día siguiente cogimos un tren y en 10 horas nos plantamos en Chiang Mai, en el norte, buscando un clima más fresquito y adecuado para nosotros, que parecemos tontos y todavía no nos adaptamos al calor. No sirvió, seguía haciendo calor, pero la ciudad de Chiang Mai valió mucho mucho la pena. De eso ya hablaremos en el siguiente post. 


Todas las imágenes del blog pertenecen a Ruben Pereda Elizalde. Pero si os interesa utilizar alguna, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!!

Recordad que nos podéis encontrar en Facebook y en Twitter!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario