martes, 11 de noviembre de 2014

Dia 6 - Parque Nacional de Erawan



Las cascadas de Erawan solo podemos describirlas en dos palabras: im-presionantes. 
A las 6 estábamos en pie para ducharnos y dirigirnos al Crackers Bar, donde nos esperaban Martin, Viktoria y Jamie. 

El día anterior cuando nosotros estábamos visitando el puente, Phillip el dueño del Crackers, se llevó a un recién llegado Jamie a aprender a regatear y preguntar precios a los tuk tuk ( nosotros estamos empezando a aprender la virtud del decir; no no no! Y a ofrecer de primeras la mitad del precio, gracias a ellos).

Así que a las 7.15 ya teníamos un tuk tuk que nos llevaría a los 5 hacia Erawan y nos esperaría allí hasta las 14h, por 200 baht cada uno. Y encima antes de salir para allá paramos a desayunar y también nos esperó.



El camino de 67 km hasta Erawan duró una hora y media, en un tuk tuk que parecía que iba a emprender el vuelo en cualquier momento durante rectas y bajadas pero que en las subidas parecía que necesitara un empujoncito.
Hubo un momento en que nos picó  la curiosidad de saber a cuántos km por hora íbamos, pero fracasamos en el intento pues el cuenta kilómetros no funcionaba.... Ejem.

Al llegar al parque pagamos otros 200 baht por persona para entrar al recinto y dejamos al tuk tuk en el parking, donde empezamos a caminar en dirección a las cascadas.

Pagando las entradas

Nos anuncian que llegamos!
Caminando hacia el primer nivel
Primera pista de que nos acercamos al nivel 1
Aquí ya estábamos alucinando mucho
Primer nivel
Yupiiiii
Flipando

En Erawan existen 7 niveles de cascadas pero como queríamos bañarnos un rato paras soportar mejor la humedad, solo llegamos al nivel 4 y empezó la sesión de baños.
Segundo nivel
Segundo nivel!
Un paseito hasta el 3er nivel
Jamie, Natalia, Martin y Viktoria de camino al 3er nivel
Las vistas del camino
Natalia maldiciendo las horas de más que pasó sentada en el sofá...
Y que bien sienta estar en remojo!

De camino al cuarto nivel, Ruben pensando en que deberíamos haber entrenado un poco antes de salir
Martin y Viktoria en el 4o nivel
Martin, Viktoria y Jamie
Jamie
Ruben!!
Ruben de relax!
Yupiiiiiiiii


Los habitantes más célebres del parque son los monos que te observan desde los árboles y a los que está prohibido alimentar.



Un mono
Dos monos



Las cascadas son flipantes y se hacia más que apetecible lanzarse al agua esmeralda.
Aquí os hemos dejado unas fotos de la aventura y las vistas que pudimos disfrutar. No queremos daros mucha envidia pero en este post igual será difícil... Jijijji

A las 14.00h regresamos al tuk tuk que esta vez corrió todavía más y nos dejó en Kanchanaburi en 45 minutos. Suponemos que la rápida velocidad de la vuelta es directamente proporcional a nuestra negativa a que nos llevara a montar en elefantes explotados o a hacernos fotos con pequeños tigres secuestrados y probablemente drogados en el Tiger Temple.

Al llegar nos despedimos de Martin y Viktoria que iban a buscar un tren para dirigirse a las islas del sur, y nos fuimos con Jamie a comer a Crackers, para variar un poco
Después de una ducha y un rato de descanso en el hotel volvimos a tomar unas copas con estos y nos lo pasamos genial. Estamos muy contentos de haber coincidido con ellos en este viaje.



Ek, Ruben, Phillip y Jamie


Con Jamie y Phillip en el Crackers Bar


      
Ek, Phillip, Natalia y Un Erizo muy mono!!!


Todas las imágenes del blog pertenecen a Ruben Pereda Elizalde. Pero si os interesa utilizar alguna, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!!

Recordad que nos podéis encontrar en Facebook y en Twitter!!!

2 comentarios:

  1. que cabrones lo bien que lo estais pasando y que envidia nos dais. Pedro i Mariluz

    ResponderEliminar