jueves, 21 de abril de 2016

Días 38 a 43- Luang Prabang

Ya con ganas de llegar a nuestro siguiente destino nos presentamos en la puerta de la agencia para que nos llevara a la estación, y desde allí partir a las 9.30h hacia Luang Prabang.

Camino a Luang Prabang...
 

Luang Prabang es una ciudad al norte de Laos situada en un valle entre verdes montañas y en la confluencia de los ríos Mekong y Nam Khan. Fue capital del reino de Laos en el siglo XVI y hoy en día, debido a sus numerosos templos y su arquitectura colonial francesa, es Patrimonio Histórico de la Humanidad.
 

A causa de la forma de vida de sus numerosos monjes, es una ciudad-escuela para todas las ramas del budismo y está considerada una de las ciudades más espirituales, místicas y relajadas de todo el mundo. La norma principal de estancia en Luang Prabang es mantener el respeto hacia tanta religiosidad, por lo que nosotros creemos que no es un destino ideal para alguien que busque precisamente fiesta y diversión a lo loco... Visitamos tantos templos y sacamos tantas fotos que hemos decidido poner todas las fotos de los templos de la ciudad en un video al final de este post, para que podáis verlas en orden y con un poquito de musiquita.

Calle principal de Luang Prabang

Pequeñas calles de la ciudad

Comparando los coches de los hoteles con los Tuk Tuk...

Laterales de la calle principal

Nuestro sitio de desayunos, jeje

El transporte principal en Laos



Para ver la importancia de este halo de religiosidad solo hay que tener en cuenta que la mayor atracción turística de Luang Prabang es precisamente el Tak Bak, la ceremonia diaria de entrega de ofrendas a los monjes al amanecer y en la que se puede participar por todas las calles de la ciudad.



Nos esperaba una de las etapas más bonitas y a la vez la que nos pareció más peligrosa de nuestro viaje: atravesar una increíble cordillera montañosa por una tortuosa carretera rodeada por tremendos precipicios.





Vistas camino a Luang Prabang

Campos en los valles

Trabajando la tierra, camino a Luang Prabang

Parada técnica para comer

Miembro de la policia nacional en Laos.... jiji



Tras un par de paradas durante el camino en varios puestos de comida con lavabo y tras nueve horas, llegamos finalmente a Luang Prabang, con el tiempo justo de ir hasta la guesthouse que habíamos reservado por Agoda. En el Vanvisa Guesthouse, una noche en habitación con baño 120.000 kips. Luego fuimos a cenar algo hasta la calle principal en el centro de la ciudad que no estaba muy lejos de nuestro alojamiento.



La ciudad estaba llena de vida ya que nuestra visita coincidió con el Festival Internacional de Cine de Luang Prabang 2014, un festival de cine asiático con una gran pantalla al aire libre, situada justo en un extremo del mercado nocturno por lo que el ambiente era realmente espléndido.



Cartelera del Festival

Disfrutando de las pelis

Rubén en modo Celebrity

Los niños tienen asientos VIP

Aquí los críticos más expertos tomando notas

Mini directores en prácticas

El mercado nocturno es realmente precioso, lleno de puestos de ropa, cualquier tipo de recuerdo y puestos de comida. Como curiosidad, en una de las callejuelas que baja desde la calle principal hasta el río, hay varios puestos de comida, sobretodo vegetariana, donde puedes ir llenando tu plato tanto como quieras por solo 3 dólares.


Pequeños pastelitos de Coco, estaban riquísimos!

Pastelitos de Coco!!!

Mango? Donuts? Coco? Qué os apetece?

Si buscas souvenirs, estás en el sitio correcto

Empieza a llegar gente al mercado

Puestos de ropa, bolsas, souvenirs... lo que quieras!




Debido al cansancio nos retiramos sabiendo que nos esperaban muchos días de tranquilidad allí, ya que debíamos solicitar el visado para Vietnam en su embajada. Decidimos hacerlo mediante alguna agencia y el trámite tardaba tres días.


Paseando por la orilla del río

Trabajando en la barca



Durante los días siguientes lo primero que tuvimos que hacer fue buscar otro alojamiento, ya que el primero solo tenía sitio para una noche. En Luang Prabang, aunque hay bastante oferta, las estancias suelen estar ocupadas por la gran cantidad de turismo que la visita, aunque seguramente también fue por el Festival que todo estaba ocupado. Tras una noche en una guesthouse enfrente del rio Mekong, a 150.000 kips, ya encontramos un pequeño alojamiento para el resto de la estancia, Chittana's Guesthouse, 100.000 kips la noche. Nos hizo mucha ilusión que la hermana del dueño del establecimiento, que se llamaba Chittana por ella, hablaba un perfecto español ya que había estudiado medicina en Cuba cuando era joven gracias a intercambios que había entre los gobiernos de Cuba y Laos.



Mientras conseguíamos nuestro visado y partíamos en avión desde allí hasta Hanoi (entre visado y vuelo 370 dolares...) nos dedicamos a pasear por las orillas del Mekong y el Nam Kham, con su bello puente de bambú que lleva a la otra orilla y parte de la ciudad, donde se concentran las viviendas y la vida de la gente local, así como varios resorts hoteleros de lujo. 

El puente de Bambú

En época de lluvias este puente no se puede cruzar
 
En época de lluvias sólo este puente está en pie

A Natàlia no le parecía muy seguro...

El río estaba un poco bajo en Diciembre

 
Los Cocos no faltan en los puestos callejeros y restaurantes

Bajando hacia el río

El pan es una de las herencias de la colonización francesa de estas tierras

Tiendas artesanales

Natàlia compartiendo el color de la camiseta con las figuritas, jejeje


Visitamos los más bellos templos de todo el viaje a lo largo y ancho de la ciudad, y disfrutamos de la tranquilidad en alguno de los locales y bares que se encuentran a la orilla de los dos ríos, destacando el Bar Utopia, un moderno y tranquilo bar chillout con un ambiente y decorado increíbles y que es punto de reunión de mochileros. 

El pequeño templo que encontramos una mañana de exploración


Las paredes de un pequeño templo que encontramos

Este templo parecía no estar tan cuidado como los del centro de la ciudad

Pequeñas esculturas en este templo de la otra orilla de Luang Prabang

El tiempo no perdona...

Llegando al Bar Utopia

La decoración del Utopia es... peculiar


Por supuesto no faltó una noche de cine y de compras en el mercado nocturno, donde adquirimos nuestra primera ropa asiática de todo el viaje y que sería de lo mas útil y utilizado en adelante.

Tras estos días de tranquilidad, en los que por fin habíamos podido sentir la verdadera espiritualidad budista que nos llenó de energía y nos quitó el mal sabor de boca de las masificaciones turísticas y la opulencia de los templos en Tailandia, partimos a las 5:30h hacia el aeropuerto, a 4 km de la ciudad.

Aquí un pequeño video de nuestras visitas a distintos Wats de la ciudad:
 


Ese momento fue especial, ya que a pesar de nuestra larga estancia, aún no habíamos presenciado la ceremonia del Tak Bak (recordad que nos gusta mucho dormir... y hacía un frío que te cagas por las mañanas!). Un inolvidable y emotivo regalo de despedida de esta mística ciudad y del bello país de Laos.



Aeropuerto de Luang Prabang

El avión que nos llevará a Hanoi, Vietnam



Todas las imágenes del blog pertenecen a Ruben Pereda. Pero si os interesa utilizar alguna, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!!

Si os ha gustado el post o si lo habéis odiado, si os habéis dado cuenta de que no somos muy buenos fotógrafos, si queréis que nos enrollemos menos y pongamos más fotos o al revés... cualquier cosa, podéis dejar un comentario aquí debajo!! Nos gustará leer vuestras opiniones!













No hay comentarios:

Publicar un comentario