miércoles, 14 de enero de 2015

Día 19 - De Sukhothai a Khorat

Primero de todo, queremos disculparnos con todos los que nos mandáis mensajes preguntándonos si estamos bien y cuándo vamos a actualizar el blog... La verdad es que sabemos que lo hemos dejado bastante, pero al fin y al cabo la experiencia está en el viaje... Jejeje 

Nos comprometemos a ir actualizando esto más a menudo a partir de ahora, para que podáis seguir viajando con nosotros por estas tierras maravillosas!

Ahora sí, aquí tenéis nuestro relato del maravilloso trayecto que hicimos entre Sukhothai y Khorat!!! Desgraciadamente, no sacamos ninguna foto de la odisea, así que tendréis que apañaroslas con nuestra deficiente escritura y vuestra imaginación! ;) 

Después de visitar Sukhothai decidimos dirigirnos hacia el este del país para acercarnos a la frontera de Tailandia con Laos. La manera más lógica de entrar a Laos por el sur era llegar hasta Ubon Ratchatani, y para lograrlo teníamos que hacer alguna parada por el camino.

Así que la noche del 17/11 nos dirigimos a la estación de autobuses de Sukhothai a eso de las 9 de la noche, que es la hora que cerraba nuestro hotel y por tanto no podíamos estar ahí esperando hasta más tarde. Nos recogió en el hotel un tuk tuk fitipaldi que nos dejó en la estación en un momento. Todavía nos quedaban 3 horitas de espera hasta que saliera nuestro Bus VIP dirección Khon Kaen.

Haciendo tiempo en la estación conocimos a un vasco y una vasca que estaban pasando un par de semanas en el país. Su historia nos pareció curiosa, pues antes de decidirse a hacer el viaje no se conocían. Se conocieron a través de internet buscando compañero de viaje, y allí estaban los dos con sus maletones conectados al WiFi de la estación intentando encontrar un hotel donde pasar la noche, pues acababan de llegar. Como el nuestro ya estaba cerrado, les recomendamos ir a las dos guesthouse que había al lado y tenían buena pinta. Esperamos que todo les fuera muy bien y también alucinaran como nosotros de las ruinas de Sukhothai!

Las horas pasaron un poco lentas hasta que llegó el bus. En la estación no había mas que 4 tuk tukeros esperando a clientes y algún que otro personaje que parecía vivir allí. Uno se pasó las horas tocando la flauta sin demasiado acierto, pero el hombre lo intentaba.

Y a las 12 llegó el esperado bus que en unas seis horas y media nos dejaría en Khon Kaen. 

Dejamos las mochilas y accedemos al bus a través de la puerta que tiene instalada y que separa el habitáculo del conductor y la azafata del resto de pasajeros. Fue cruzar la puerta y flipar. Estaba todo el mundo durmiendo, lo que es normal a esas horas de la noche. Lo que no era tan normal fue el aire acondicionado. En la calle, aún siendo las 12 de la noche hacia calor, y al entrar en el autobús recibimos una hostia de frío que nos puso a tiritar en un par de segundos. 

Nos sentamos en nuestros asientos y nos dieron una cajita con comida y leche de soja para beber, a parte de una manta. Pasamos de cenar y nos envolvimos en la manta después de estrenar los calcetines que nos habían dado en el avión de Qatar Airways que tomamos para llegar a Bangkok. A parte de la manta, una chaqueta y la cabeza y orejas bien tapadas... Parecía que lleváramos un burka, pero es que el aire acondicionado debía de estar a unos 5 grados o así, porque todo el mundo estaba igual. Como momias. Tapados de los pies a la cabeza y todavía si te resbalaba el pañuelo, se te congelaban las orejas. Eso sí, una vez entramos en calor, o mejor dicho dejamos de tiritar, dormimos bastante bien, pues los asientos se reclinaban casi por completo y no eran demasiado incómodos.

Cuando llegamos a Khon Kaen y nos vimos las pintas nos entró un ataque de risa que nos duró un buen rato. Salimos del bus con las chanclas y los calcetines puestos, cual guiri por Barcelona, y buscamos otro bus que nos llevara hacia Khorat, que es donde realmente queríamos parar. 

Al bajar nos empezaron a agobiar con el típico interrogatorio de a dónde vas y que si mi amigo de allí vende tiquets...

Al principio pasamos de los hombres que nos ofrecían billetes a Khorat porque nos parecían un poco mafiosillos y preferimos ir a preguntar a las taquillas. De las taquillas nos mandaron a otra taquilla donde estaban los hombres mafiosillos que al parecer eran los únicos que tenían un autobús dirección Khorat... 

Así que con las orejas gachas les compramos los billetes. 5 horas nos dijeron que tardaría el bus. 
El bus era digno de ver. Claro, acabamos de salir de un autobús VIP y nos montamos en un bus local cuya primera parada fue en una gasolinera donde nos pasamos media hora mientras llenaba el depósito... 

Después de esta parada vinieron muchísimas otras, de entre 5 y 30 minutos cada una, durante las cuales subían vendedoras ambulantes a ofrecernos manjares que a nosotros no nos entraban ni por los ojos pero que parecían muy populares entre los locales que subían y bajaban del autobús.

Durante el trayecto también tuvimos la oportunidad de ver una película tailandesa que no tenía desperdicio.

El argumento es más o menos el siguiente;

Un señor ya entradito en años secuestra a una chica y la lleva a casa. Le da un puñetazo. (Todo el bus, incluidas las mujeres, se parte de la risa). En la casa hay otras dos chicas secuestradas pero que ya sufren el síndrome de Estocolmo y lo único que quieren es acostarse con el hombre, continuamente, aunque él pasa de ellas y les da de hostias continuamente al estilo Chuck Norris (el bus se parte de risa). La chica que ha secuestrado intenta escapar. Una paliza que incluye salir disparada por el tejado. (Todo el bus se parte de risa). La chica medio comatosa se hace amiga del hombre que pega a las mujeres. Él la libera. Pasan los años y se vuelven a encontrar en un centro comercial y se aman para siempre. Fin de la cita. 

Después de esta gran película, tropocientas paradas de autobús y cinco horas más tarde, llegamos a Khorat.


Todas las imágenes del blog pertenecen a Ruben Pereda Elizalde. Pero si os interesa utilizar alguna, no dudéis en poneros en contacto con nosotros!!

Recordad que nos podéis encontrar en Facebook y en Twitter!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario